domingo, 9 de diciembre de 2012

PERSPECTIVA DE GÉNERO Y PRINCESAS DISNEY



Hoy en día, por suerte, cada vez menos mujeres adoptan un papel pasivo como caracteriza a las Princesas de los Cuentos de la factoría Walt Disney. El papel de la dama sumisa que espera el beso que la despierte de su letargo o los zapatos que la ayuden a encontrar a ese hombre que la rescate, ha cambiado. La industria cinematográfica cada vez apuesta más por heroínas combativas y princesas guerreras.

El rol activo de la mujer, la reivindicación de sus derechos y valores, y el feminismo están hoy muy presentes. La idea de la complaciente esposa que debe esperar en casa a su hombre y atender todos sus deseos es, cuanto menos, anticuada, pero ¿qué pasa con las más pequeñas?

La influencia de las películas de Disney, entre los niños y las niñas, es abrumadora. Los vestidos de princesas y de hadas son frecuentes en los armarios de las más pequeñas, pero ¿sólo afecta a su vestuario? 



Analicemos qué valores trasmiten las Princesas Disney:

-     La importancia de una mujer depende de su imagen: su belleza y su vestido.

-    El éxito en la vida depende de ese príncipe (su hombre), que esperará toda su vida, y a su llegada resolverá todos sus problemas.

-     Una mujer sin ambiciones personales, sin éxito, sin independencia.


Es muy importante destacar que los clásicos Disney, se tratan de cuentos muy antiguos, por lo que hay que contextualizarlos en la mentalidad de la época. Por lo tanto, resulta conveniente explicarles a los pequeños, y aquí está LA CLAVE, que sólo se trata de dibujos y que, en la vida real, las cosas no son, o al menos no deberían, ser de esta manera.


Estos son los valores machistas que trasmite cada una de las Princesas Disney:

La Bella Durmiente: Representa una mujer sometida e ingenua, que se deja engañar fácilmente. Quizá es uno de los papeles más sumisos de las películas Disney, ya que espera, literalmente, el beso del Príncipe que le devuelva la vida.

La Cenicienta: La mujer sumisa, sometida a las injusticias de la vida que le ha tocado llevar y que tiene su salvación en un príncipe, en un hombre que, atraído por su belleza, será la tabla de salvación de una mujer desgraciada.

Blancanieves: Apacible y animada ama de casa que disfruta haciendo las labores del hogar de ¡7 hombres! Odiada y envidiada por su belleza, conseguirá todo lo que anhela y la protección que necesita gracias a su príncipe.

Bella: Una mujer entregada, dispuesta a entender y aceptar los desplantes del hombre que ama y con la paciencia necesaria para hacerle cambiar y conquistarle gracias, claro está, a su belleza. La apariencia en el caso de él no importa, porque la belleza está en el interior… menos si eres princesa Disney.

La Sirenita: Renunciar a todo por el amor a un hombre, su estilo de vida, su mundo, sus amigos, su familia… Es básicamente la idea central de la película.

Jasmine: Si bien esta Princesa al principio reniega a casarse si no es por amor, la historia pone de manifiesto la sumisión que debe tener la mujer, esa dependencia al hombre, ya que se considera que será una figura masculina la que cuide y proteja a la mujer débil. 


Está en los padres y madres, profesionales de la educación o adultos a cargo de menores (especialmente niñas), explicarles, como decía, que lo que están viendo se trata de un cuento.

Explicarles que no hay que esperar siempre a que el Príncipe venga a rescatarlas de su castillo, que a veces las Princesas también se lanzan en busca de su Príncipe, y que estos pueden (y deben) amarlas y respetarlas, aún si no visten un vestido caro o zapatos de cristal. Que los Príncipes azules no existen como tal, que todas las personas tienen defectos, que no somos perfectos y que, a veces, los Príncipes "les salen rana", y no al revés.



12 comentarios:

  1. Hola Fran!!

    Cada día me gusta más el sentido crítico de tu blog. La gente tiene que darse cuenta de lo que se esconde en el mundo que nos rodea.
    No porque un cuento sea "el de toda la vida" tiene que seguir contándose. Estas películas no son tan bonitas como quieren hacernos ver. Sí, al final triunfa el amor, pero en el camino lo que nos enseñan es: odio, miedo, dolor, sumisión, etc.
    Las niñas no deben ser unicamente niñas bonitas vestidas de rosa ni los niños tipos rudos sin sentimientos.

    Te propongo un reto para otra de tus entradas en el blog: analizar los esteretipos masculinos de las peliculas disney. Los hombres también se encuentran atados por los estereotipos propios de su género y la mayoría de la veces no pueden comportarse como les gustaría.

    Un abrazo de este grillo que te quiere mucho!

    ResponderEliminar
  2. ¡Iba a sugerir lo mismo que Elena! sería interesante cubrir los estereotipos masculinos.

    Hice un curso hace tiempo donde analizábamos unos cuantos cuentos (la mayoría de los de Disney son adaptaciones de otros mucho más duros) y sorprende la de cosas que se puede aprender de ellos y como se venden a día de hoy.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado muchísimo esta entrada. Cómo bien dices en la entrada se trata de cuentos muy antiguos (algunos del s. XVI) que reflejan el estilo de vida y la mentalidad de la época. Lo más importante es que los educadores enseñen a los niños y niñas que eso no son más que cuentos, historias que no son reales. (no solo para estos cuentos, si no para cualquier película que vean).

    Estoy de acuerdo con Elena en todo su comentario excepto en que no deban seguir contándose, por supuesto que deben seguir contándose. No podemos permitirnos perder estas obras maestras de la literatura, y que las nuevas generaciones no las conozcan, solo hay que acompañarlas con una buena educación. L@s niñ@s tienen que saber que no siempre las cosas han sido así, y qué nos ha llevado a ser como somos ahora. Si debiéramos dejar de enseñar cosas que no coincidieran con los valores de la sociedad actual ¿cuantas cosas perderíamos?. Supongo que ahí también influye el historiador que llevo dentro jaja.

    PD: también apoyo que hagas el análisis de los príncipes.

    ResponderEliminar
  4. me quede impresionada , yo de niña y hasta ahora me encanta la sirenita y ahora veo como todo repercute en mi vida sentimiental,es bueno saber que para mas adelante educare a mis hijas , haciendole saber q todo esto es un cuento y que ellas nunca deben abandonar su identidad y dejarlo todo por " un principe".

    ResponderEliminar
  5. Como fiel seguidora de la factoria Disney - Pixar tengo varias cosas a decir:

    1.- Tienes razón. Las películas Disney rigen nuestra vida. Yo me he criado con todos esos cuentos, y aunque no tenía interiorizado el quedarme esperando a mi príncipe sí que es verdad que he crecido con un ideal del amor, definido por Disney (ideal, que otras personas no tienen). Reflexionando con el tiempo, me he dado cuenta que lo que espero del amor, es a raíz de las películas de dibujos y las series americanas.

    2.- Como bien dices, estas películas están basadas en muchos casos en los cuentos de los hermanos Grimm, o bien, en cuentos populares o del folklore. Es decir, antiguos, antiquísimos. Pero en definitiva, no dejan de ser cuentos sobre el bien y el mal. Lo bueno y lo malo. Las buenas personas y las malas. Todas las películas de disney tienen su moraleja, y pocas veces está relacionada con el Amor, las relaciones que salen en estas películas solo son un elemento para interesar al espectador (¿o no esperamos incluso en las películas de máxima acción con tiros y tanques, que haya un chico y una chica que se enamoren en el caos de la batalla? La idea del amor, es algo que nos gusta (en general) y punto). De la Bella y la Bestia, aprendemos que no hemos de juzgar por la apariencia (no olvidemos que el primero en hacerlo es el príncipe rechazando a la vieja que le da la flor y por eso le convierte en monstruo), de la Sirenita y Blancanieves que no hemos de fiarnos de los extraños, etc.

    3.- Gracias a Dios, Diseny aprende y ya no está haciendo estos clichés "machistas". Una de las pelis más recientes fue Brave, en la cual la princesa era poco princesa, no se quería casar y no había romance. La peli se basa directamente en la relación de la protagonista con su madre. Y otras (simplemente por citar), que tampoco tienen mucho que ver con el amor: Toy Story, Monstruos SA, Bichos, Descubriendo a los Robinson, etc etc. Todas estas películas más recientes hablan de la amistad, de la importancia de la familia, del respeto etc. Eso sí, confirmo que las Princesas Disney siempre tendrán un gran lugar privilegiado en nuestra mente y en la vida de DisneyLand.

    ResponderEliminar
  6. hablé sobre esto en mi blog precisamente ahorita mismo con un sentido espontaneo y coloquial.... y aparte doy referencia de links con informacion más precisa... tu post me pareció genial!!! y sin duda te invito que leas mi post. lineasdemabel.blogspot.mx
    definitivamen redericciono con tu link en mi post!! saludos!!!

    ResponderEliminar
  7. Actualmente tengo 24 años (soy mujer, aclarando), y recuerdo que en mi infancia JAMAS vi una película referente a las princesas, crecí sin anhelar aquel vestido, sin esperar algún príncipe; es fecha que no conozco algunos de los cuentos porque no me interesan. Creo que eso ayudo a mi criterio, ahora que tengo primas (de 7 y 3 años) las veo demasiado entusiasmadas con Frozen, por así decirlo y me desesperan un poco ya que forja creo (a mi parecer) una mentalidad diferente en una niña, que tiene que esperar a un apuesto príncipe para que la rescate. Desde mi punto de vista es mejor aterrizar a una niña a la realidad; o hablarle de mujeres de la vida real, es mi perspectiva acerca del tema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dejalas soñar y a la vez enseñales el mundo real poco a poco. Tambien es bueno que los niños tengan sueños y se animen con caricaturas. Igual pueden crecer a ser unas buenas profesionistas y personas no dependientes a los hombres. La clave esta en que sus padres no las dejen educarse completamente por lo que ven, sino que les expliquen. Te lo dice una chica que crecio al 100% con peliculas de Disney y que hasta la fecha las amo.

      Eliminar
  8. Hola buenas, haciendo un estudio sobre esto de los machismos de Disney y tal, también para mi blog, me he encontrado con esta entrada tuya tan interesante. Como bien dices es importante contextualizar estas películas e historias en una época, ya que los cuentos y también muchas de las películas se desarrollaron en una época totalmente distinta a la actual. Es labor de los padres hacer ver a sus hijos que los cuentos son meros cuentos, pero creo que también las pelis de Disney enseñan otra clase de valores que no se tienen en cuenta. Para mí muchas de las princesas Disney son heroínas, porque luchan por lo que quieren (da igual que sea el amor de su vida o cualquier otra cosa), para mí son el prototipo de mujer luchadora. Yo me he criado con estas pelis y aún ahora las adoro y no creo en el ideal del amor verdadero ni en el Príncipe Azul, lo siento pero quienes hayan crecido con ese ideal considero que no ha sido por culpa de Disney, si no por su educación en otros aspectos... creo que estas pelis no hacen ningún mal a nadie y películas más recientes como Frozen o Brave demuestran que no hace falta tener un hombre al lado que te salve. Ser princesa es algo que todas hemos deseado de niñas y no es un "deseo" para nada machista, igual que los niños sueñan con ser guerreros (ojo que yo también he sido muy Brave y he tenido mi época de quiero ser guerrera). Creo que está en la educación que nos dan o en los gustos que tenemos.
    Y añadir, para mí los personajes masculinos de Disney tienen muy poco trasfondo, cosa que los femeninos no, están repletos de detalles y sentimientos, pero los chicos pasan por allí, sonríen, son guapos y ya está. Si las pelis de Disney estuvieran protagonizadas por hombres y las mujeres salieran así representadas SI sería machista. Pero como ya he dicho, para mí son heroínas. Hay que enseñar a los niñ@s esos valores de lucha. No todas las princesas son indefensas y buscan su príncipe azul...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque un poco tarde, respondo a tu comentario, y también comentar algo de la entrada.

      CUIDADO: MI COMENTARIO ESTÁ LLENO DE SPOILERS

      Estoy totalmente de acuerdo con lo que respondes en el comentario excepto en lo de que "los personajes masculinos tienen poco trasfondo", salvo que te refieras solo a las películas antiguas de princesas (en ese caso es cierto). No hay que olvidar que Disney tiene muchas más películas que no son de princesas y en las cuales no solo aparecen personajes masculinos con trasfondo, sino que también nos enseñan cosas. En Bambi y Hermano Oso se nos enseña la lección de la perspectiva: ¡qué diferentes se ven las cosas según en qué bando estemos! Luego, una de mis películas favoritas es El Rey León, y de esa película mis personajes favoritos, que no me parecen para nada "carentes de trasfondo", son Zazú y Rafiki. Otra lección importante: "el pasado puede doler: puedes huir de él o APRENDER". Más aún me ha gustado Maléfica, que a pesar de ser un remake de La Bella Durmiente la historia cambia completamente y se le da algo de protagonismo a un personaje masculino que me gusta mucho y que, en mi opinión, está muy infravalorado. Se trata de Devial: en concreto, me gusta una escena en la que Maléfica dice que el amor verdadero no existe, y este le responde: "bueno, es lo que piensas tú pero, ¿qué piensa Aurora?". Una buena lección de humildad y de tratar de pensar en que, quizás, lo que piensas no es la verdad absoluta y que otros pueden tener otras opiniones. Finalmente, ¡qué decir de mi personaje favorito de Disney! Se trata, por supuesto, del Genio de Aladdin, el cual, además de tener buen corazón, parece que tiene un objetivo ambicioso, ¿o soy el único que piensa que el Genio pretende poner alegre a todo el mundo?

      En cuanto al artículo, mi opinión al respecto es clara. Es cierto que en películas como Blancanieves, La Bella Durmiente o La Cenicienta el papel de la mujer era el que era, pero desde los 90 la situación en Disney ha cambiado bastante. Tenemos a Bella, una mujer valiente que adora leer, tiene sus ideas claras y finalmente se enamora de una Bestia enseñándonos que la belleza está en el interior. A Mulán, una mujer aún más valiente que muestra que una mujer vale lo mismo que un hombre (además, es de las pocas películas de Disney en la que se muestra una amistad entre personas de distinto sexo: Mulán y los 3 soldados). Jane (de Tarzán), una fotógrafa que sí que no espera a ningún príncipe, sino que va ella hasta una isla perdida de África y se mete en el bosque para lograr lo que ella quiere. Y a las hermanas Pelekai, en Lilo y Stitch: Nani, la mayor, que compagina el ocuparse de su hermana pequeña con buscar trabajo y estar con su ligue (creo que es la única relación informal que se muestra en Disney), y Lilo, la menor, una peculiar niña muy diferente a sus amigas, que a veces le miran raro, pero no le importa: le gusta su muñeca, hecho por ella y muy distinta a las "barbie-oides" de sus amigas, la música de Elvis Presley, y su mascota Stitch, que luego resulta ser un experimento malvado de entre 626. Después de esto, no solo sigue aceptando a Stitch y hace lo posible para que no regrese al espacio exterior, ¡sino que, cuando raptan a su creador, se embarca en una aventura espacial para rescatarlo! Y... por si fuera poco... ¡promete encontrar los otros 625 y buscar un lugar idóneo para cada uno! Creo, por tanto, que el rol de la mujer en Disney ha cambiado. Y mucho.

      Eliminar
  9. Me parece muy bien todo esto pero el mensaje del texto no deja de ser machista y patriarcal. Dices que hay que hablar con los niños pero especialmente con las niñas para que entiendan que las películas disney son solo historias y la vida real es diferente, vale y ¿Por qué especialmente con las niñas? Por qué no solo hacerles entender a las niñas que la vida no es así y que no tienen que ser sumisas sino hacerles entender a los niños que ellos no son los reyes del mambo y que no tienen que someter tampoco?
    Además comentas "Explicarles que no hay que esperar siempre a que el Príncipe venga a rescatarlas de su castillo, que a veces las Princesas también se lanzan en busca de su Príncipe" Por qué no decirles a las niñas que no solo no tienen por qué esperar a su príncipe sino que un príncipe no siempre es la opción? Que pueden salir ellas a buscarle, buscar una princesa o simplemente no buscar nada porque no tienen por qué estar con alguien para ser felices? Y lo mismo para los niños.
    Ya que te pones a derribar estereotipos derríbalos tu también no los alimentes...

    ResponderEliminar